Блог http://webekm.com/ и още нещо.

El seguro en la Edad Media

La decadencia y desintegración del Imperio Romano de Occidente a finales del siglo V d.C. supuso una era de insignificante comercio a nivel continental, y la aparición de pequeñas comunidades aisladas, limitadas y autosuficientes. Se esfumó la protección de las rutas comerciales, lo que eliminó toda corriente de tránsito de cierta importancia. El seguro no dejó de existir, pero sus rescoldos apenas ardían.

Los Collegia romanos evolucionaron hacia las Guildas del medievo. En el siglo VII aparecen las primitivas guildas anglosajonas, asociaciones familiares unidas débilmente en el propósito común de obtener ayuda mutual. Cuando un joven alcanzaba la edad de catorce años, los conquistadores normandos, como sistema para garantizar que se mantuviera en paz, le pedían una fianza. Con el fin de hacer frente a esta exigencia fueron creadas las primeras guildas. Por lo tanto, funcionaban como asociaciones de defensa mutua ante la opresión del feudalismo.

Con el tiempo, las guildas ampliaron sus funciones para proporcionar ciertos beneficios a los artesanos, artistas y profesionales. El Gremio desempeñó el papel central de la economía, y las guildas se transformaron en organizaciones gremiales, políticas y religiosas. Hacia el siglo VIII, las guildas comerciales y sociales de Dinamarca, Flandes y Alemania ofrecían protecciones mutuas para muchas situaciones de infortunio, desde las pérdidas originadas por incendios, hasta las del ganado. Las primitivas Guildas Teutónicas, establecidas en zonas costeras, más expuestas a ciertos peligros, negociaron contratos de inspiración griega, fenicia y romana, de seguro marítimo. Sin embargo, en una sociedad agraria formada por comunidades pequeñas y aisladas, había escaso margen para el desarrollo de este tipo de seguros. El Seguro es más bien instrumento de una sociedad comercial, y hasta el resurgimiento del comercio en Europa y Asia existieron pocos ejemplos de instituciones de seguro en sentido moderno. Pero en estos precedentes medievales del seguro, del que existen testimonios también en Japón, y muchos siglos antes en la India, ya encontramos un grupo de personas allegadas, pertenecientes generalmente a la misma profesión, que movidas por un sentimiento de inseguridad personal y de comunidad fraternal, se asocian para afrontar en común los peligros. El mismo espíritu corporativista caracterizó a las Hermandades de Socorro Mutuo y Cofradías Gremiales en España, que sobre la base de los gremios profesionales y con tintes netamente religiosos, contienen una auténtica sistemática de lo que hoy en día llamamos Seguridad Social. Así, practicando la caridad y la beneficencia, prestaban a sus miembros, a sus familias, y a veces incluso a extraños: auxilios de enfermedad (subsidios en metálico, asistencia médico-farmacéutica, atención en hospitales propiedad de la Cofradía,…); auxilio por accidentes; subsidios por desempleo, invalidez o vejez; gastos de entierro y ayuda para los parientes de la víctima; indemnización por supervivencia; y auxilios varios (dotal, prisión y cautividad); etcétera. De esta manera se llevó a cabo una gran labor de previsión social en la Edad Media española y europea.

Bookmaker bet365 The best odds.

Full premium BIG Theme for CMS